Copyright © 2018 | Asociación Liga de Nueva Vida. Todos los derechos reservados.- Campaña 1,2,3 por ti.

La Asociación Liga de Nueva Vida es una entidad sin ánimo de lucro que ha desarrollado proyectos de impacto social, espiritual y educativo en nuestro país por más de 40 años. El proyecto con mayor impacto hasta el momento es el Instituto Colombo Sueco que funciona hace 29 años gracias a la ayuda de Dios, de nuestro equipo de trabajo y de  las familias en su mayoría del sector (Codito y San Cristóbal norte) que nos han delegado la responsabilidad de educar a sus hijos.

 

Este proyecto nació con el sueño de brindar educación a niños y jóvenes de las “canteras” en condición de marginalidad y migración poblacional. Sueño que hasta la fecha ha aportado a Colombia 19 promociones de bachilleres calificados y más de 1.870 hombres y mujeres valiosos para la sociedad que han contribuido a mejorar la calidad de vida de sus familias. 

La planta física del colegio fue construida en su mayoría con el apoyo del gobierno Sueco y por algunas organizaciones Cristianas de ese país, con este mismo apoyo se logró reforzar y remodelar las instalaciones existentes que en su época se encontraban abandonadas y altamente deterioradas.

A finales del año 2011 la pastora Miriam Crawford representante legal y fundadora de la Asociación Liga de Nueva Vida fue citada a una reunión en el Ministerio de Educación Nacional, informandole que por Decreto del Señor Presidente de la República todos los inmuebles del Estado pasarían a la entidad descentralizada CISA para sacarlos a la venta pública.

 

Con esta disposición el Ministerio de Educación Nacional cancela sus compromisos y delega toda la autonomía para la venta de los terrenos en donde funciona el Instituto Colombo Sueco, sin tener en cuenta la obra social altruista ni la población (mucha de ella desprotegida) que se beneficia con el servicio educativo que prestamos; ni tampoco el personal docente, administrativo y de servicios generales vinculado laboralmente a la institución.

 

Compartimos un fragmento de noticia publicada por el periódico El Tiempo el día 10 de noviembre de 1990 que deja entrever el corazón de nuestra labor:

“UN CONVENIO ENTRE COLOMBIA Y SUECIA UN COLEGIO PARA LAS CANTERAS"

Para estudiar no necesitaron más que la buena voluntad de sus padres. No tienen que comprar libros, cuadernos o los demás implementos solicitados en un plantel educativo común y corriente. Todo, desde la alimentación hasta los materiales didácticos especiales para aprender las matemáticas, lo reciben sin ningún costo adicional.

Por: POR FREDY MORENO MARTINEZ Redactor de EL TIEMPO  10 de noviembre de 1990, 05:00 am 

 

La pensión mensual está por debajo de los 1.500 pesos, y por su uniforme sólo pagan 300 pesos. El mayor esfuerzo lo representa el camino que desde sus casas (ubicadas en las colinas de las canteras del norte de Bogotá) tienen que recorrer hasta las instalaciones del colegio.”

Nuestro objetivo con la ayuda de Dios y de manos amigas es comprar los terrenos donde nos encontramos para dar continuidad al servicio que por más de 29 años hemos brindado en este sector y así mitigar el impacto que afectaría a todas estas familias beneficiarias de nuestra labor. 

Desafortunadamente no nos queda mucho tiempo y nos enfrentamos ante un gran reto pero también sabemos que para el que cree nada es imposible, les animamos a creer al igual que nosotros que juntos podemos seguir haciendo realidad este hermoso sueño y lograr que la educación No se detenga.